02 junio 2007

Las noticias desaparecidas


La scomparsa dei fatti es un libro publicado por Marco Travaglio en el otoño europeo del 2006. Fue escrito para describir el estado de los medios de información italianos durante el período berlusconiano, que se resume en el subtítulo: "Se ruega abolir las noticias para no molestar las opiniones". No sé cuántas copias lleva vendidas, pero las pilas en las librerías y los Autogrill me dicen que fue y continúa siendo uno de los libros más leídos actualmente en Italia.

El libro describe cómo los medios italianos tapan las noticias en un mar de discusiones, hasta hacer olvidar de qué se está discutiendo y cuáles son los hechos. "Sin los hechos"-dice- "se puede afirmar todo, y también lo contrario de todo. Con los hechos, no."

Parece una lección elemental de periodismo, pero en Italia no está de más. Dice Travaglio de sus colegas:

Hay quien esconde los hechos porque no los conoce, es ignorante, impreparado, negligente y no tiene ganas de estudiar, de informarse, de ponerse al día.
Hay quien esconde los hechos porque tiene miedo de las denuncias, de los procesos civiles, de los pedidos de resarcimiento millonarios que ponen en peligro el sueldo y provocan la ira del editor, cansado de pagar a los abogados por un rompepelotas en la redacción.
Hay quien esconde los hechos porque de lo contrario no lo invitan más a ciertas reuniones donde se encuentran siempre los líderes de la izquierda y de la derecha, controladores y controlados, policías y ladrones, putas y cardenales, príncipes y revolucionarios, fascistas y ex-terroristas, donde todos son amigos de todos y es mejor no hacer enojar a nadie.
Hay quien esconde los hechos, porque los hechos contradicen la línea del diario.
Hay quien esconde los hechos hasta a sí mismo, porque tiene miedo de tener que cambiar opinión.
Hay quien esconde los hechos porque dentro de poco son las elecciones.
Hay quien esconde los hechos porque quienes los cuentan la pasan mal.
Hay quien esconde los hechos porque si no se transforma en inafidable e incontrolable, y no lo invitan más a ir a la televisión.
Hay quien esconde los hechos porque los servicios le pagan para éso.
Hay quien esconde los hechos aunque no le pagan, pero capaz que algún día le pagan también a él.
Hay quien esconde los hechos porque así después alguno se lo agradece.
Hay quien esconde los hechos porque si no le niegan la publicidad al diario.
Hay quien esconde los hechos porque le debe todo a esa persona, y no quiere decepcionarla.
Hay quien esconde los hechos porque si no después la gente entiende todo.
Hay quien esconde los hechos porque haciéndolo, quién sabe, por ahí, en una de esas, aparece una consultoría con el gobierno o con la RAI o con la Región o con la municipalidad o con la provincia o con la cámara de comercio o con la unión industrial o con el sindicato o con el banco de la vuelta.
Hay quien esconde los hechos porque nació siervo y, como decía Victor Hugo, "hay gente que pagaría por venderse"


¿Algún parecido con la situación de los medios en Argentina?

- Blog de seguidores de Marco Travaglio